El decreto de Rusia contra las patentes de los “países hostiles”

27 mayo 2022

Rusia decreta que sus empresas pueden apropiarse de las patentes de cualquier persona o empresa procedente de países hostiles sin pagar ninguna compensación.

27 mayo 2022

El Gobierno de Vladímir Putin ha aprobado un decreto que elimina la obligación de los ciudadanos y empresas rusas a abonar compensaciones económicas por el uso de patentes propiedad de titulares de los estados incluidos en su lista de «países hostiles».

Esto significa que en Rusia se podrán explotar patentes, aunque no les pertenezcan, sin riesgo a ningún tipo de sanción y sin tener que abonar ninguna compensación económica a sus legítimos propietarios.

Esta decisión de Rusia se toma en respuesta a las sanciones económicas impuestas por los países occidentales con motivo de la invasión rusa de Ucrania.

En un ejemplo más de la escalada de tensiones entre Rusia y Occidente, el primer ministro ruso, Mikhail Mishustin, anunció a inicios del mes de marzo la aprobación del decreto No. 299 ratificado por el Gobierno de la Federación Rusa, según el cual los propietarios de patentes, modelos de utilidad o diseños industriales rusos que pertenezcan a estados y territorios que Rusia considera hostiles, ya no tienen derecho a percibir ninguna compensación por las licencias obligatorias de sus patentes. El decreto es una enmienda a la Cláusula 2 de la metodología para determinar la compensación que debe ser pagada al titular cuando se decide utilizar su registro sin su consentimiento.

La lista de países hostiles no es sucinta pues incluye más de 50 territorios, que son: Australia, Albania, Andorra, Reino Unido, Anguila, Islas Vírgenes Británicas, Gibraltar, los Estados miembros de la Unión Europea, Islandia, Canadá, Liechtenstein, Micronesia, Mónaco, Nueva Zelanda, Noruega, República de Corea, San Marino, Macedonia del Norte, Singapur, EE. UU., Taiwán (China), Ucrania, Montenegro, Suiza y Japón.

El decreto No. 299 establece, en concreto, lo siguiente (traducido del ruso):

“Con respecto a los titulares de patentes asociados con estados extranjeros que cometan acciones hostiles contra personas jurídicas y personas físicas rusas (incluso si dichos titulares de patentes tienen la ciudadanía de estos estados, el lugar de su registro, el lugar de conducción preferencial de sus actividades económicas o el lugar de extracción preferente de los beneficios de sus actividades son estos estados), el monto de la compensación es del 0 por ciento de los ingresos reales de la persona que ha ejercido el derecho a utilizar una invención, modelo de utilidad o diseño industrial sin el consentimiento del titular de la patente, de la producción y venta de bienes, ejecución de obras y prestación de servicios para cuya producción, ejecución y prestación se utilice la correspondiente invención, modelo de utilidad o diseño industrial.”

Como resultado de la aplicación de este decreto, los propietarios de patentes rusas de los países considerados hostiles (que de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) provienen en su mayoría de Estados Unidos, Alemania, Japón y Francia) no podrán hacer valer sus derechos de patente en Rusia, al menos a corto plazo. No obstante, los países afectados por este decreto no han realizado cambios recíprocos en sus leyes dirigidos a propietarios de patentes rusos. Esto significa en la práctica, que los propietarios de patentes de origen ruso que ostenten derechos de patente en los países considerados hostiles pueden hacer valer plenamente sus derechos en estos países, aunque infrinjan en su país patentes de terceros procedentes de esos estados.

Cabe poner de manifiesto que esta medida no constituye una expropiación per se, pero sí un tipo de licencia obligatoria sin pago de regalías, tal como establecen los acuerdos ADPIC de la Organización Mundial del Comercio, que contemplan suspender temporalmente el derecho de exclusividad del titular de una patente en caso de “emergencia nacional u otras circunstancias de extrema urgencia”.

El gobierno de EE. UU. había advertido durante mucho tiempo sobre las violaciones de los derechos de propiedad industrial en este país. El año pasado, sin ir más lejos, Rusia se encontraba entre las nueve naciones en una “lista de vigilancia prioritaria” por presuntas fallas en la protección de la propiedad industrial. Por este motivo, la Oficina de Patentes de Estados Unidos (USPTO) y la Oficina Europea de Patentes (EPO) han decidido no seguir colaborando con la Oficina Rusa de Patentes (Rospatent) y la Organización Euroasiática de Patentes, a modo de protesta por la invasión de Ucrania.

Existen precedentes en este tipo de actuaciones y Rusia no ha sido la primera en ejecutarlas. Este instrumento legal ya se utilizó durante la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, cuando la empresa Bayer perdió sus derechos de la patente de la aspirina en Estados Unidos, porque el gobierno estadounidense secuestró la propiedad industrial de las empresas asociadas con los nazis con la finalidad de debilitarlos económicamente.

Además, con la aplicación de esta medida legal, la población rusa tendrá más difícil el acceso a futuras inversiones de empresas innovadoras, a sus innovaciones en todos los sectores, siendo especialmente críticas las áreas farmacéuticas y biotecnológicas por su profundo impacto en la salud.

Ante un panorama como este es necesario detenerse a reflexionar sobre la importancia que tienen las patentes como motor de la innovación, puesto que ayudan a divulgar conocimiento y a obtener un rédito económico por la investigación efectuada previamente. Sin este incentivo, las empresas no estarían dispuestas a seguir investigando e incurriendo en los ímprobos costes que la I+D+i representa. Hasta el momento, Rusia ha sido un mercado muy importante para las empresas de innovación. Solo en el año 2019, se concedieron 34.000 patentes en Rusia, de las cuales aproximadamente 14.000 eran de solicitantes extranjeros, con Estados Unidos y Alemania liderando el ranking.

La aplicación del decreto No. 299 sin duda es una muy mala noticia para la economía de Rusia porque ya, en primer término, ha significado la salida de muchas empresas internacionales del territorio. En el caso de España, las primeras empresas en suspender sus ventas en el país han sido Inditex, Mango, Lladró, Tendam, Iberia, Tous, Roca Group, Gestamp o Antolín. El caso de las empresas españolas es solamente una pequeña fracción del éxodo empresarial que está causando la guerra con Ucrania a Rusia, puesto que una larga lista de compañías de todos los sectores se ha sumado a esa salida como consecuencia de las dificultades logísticas de aprovisionamiento y, sobre todo, de los riesgos reputacionales que puede sufrir cualquier firma que siga en el país tras la invasión de Ucrania.

El profesor Jeffrey Sonnenfeld de la Universidad de YALE ha elaborado junto a su equipo de investigación del Chief Executive Leadership Institute un extenso listado de grandes empresas de todo el mundo y su situación actual en Rusia que vale la pena la consulta.

En este sentido, hay que destacar que en fecha 16 de mayo el grupo McDonald’s comunicó que abandonará definitivamente el mercado ruso tras 32 años de actividad en el país y ha iniciado un proceso para vender el negocio en todo el territorio que cuenta con 850 locales distribuidos por toda la nación y más de 62.000 trabajadores, según afirmó la cadena de restaurantes en un comunicado publicado por medios en Estados Unidos. Este hecho tiene una especial importancia simbólica, puesto que McDonald’s llegó a Rusia en enero de 1990, apenas dos meses después de la caída del muro de Berlín, y significó la apertura del país a Occidente.

Por otro lado, el Kremlin no ha emitido hasta ahora ningún decreto levantando la protección de las marcas registradas por titulares extranjeros. No obstante, el Ministerio de Desarrollo Económico de Rusia afirmó que las autoridades están considerando “eliminar las restricciones sobre el uso de la propiedad intelectual contenida en ciertos bienes cuyo suministro a Rusia está restringido”. Estas medidas, afirman, “mitigarían el impacto en el mercado de las rupturas de la cadena de suministro, así como la escasez de bienes y servicios que ha surgido debido a las nuevas sanciones de los países occidentales”.

Si bien el gobierno ruso todavía no ha suprimido los derechos marcarios de titulares extranjeros de los países considerados hostiles, los tribunales sí están permitiendo estas infracciones. Este ha sido el caso de Entertainment One UK Ltd., empresa que posee los derechos sobre el famoso personaje de Peppa Pig, quien ha visto como un juez ruso desestimaba una demanda interpuesta contra una empresa rusa que creó una versión del personaje de dibujos animados y, ante lo cual, reclamaba el pago de una indemnización por infracción de sus marcas. Adrei Slavinsky, el juez del tribunal de arbitraje ruso competente en este asunto, dictaminó que el empresario ruso no debe pagar ningún tipo de compensación económica al titular de los derechos de Peppa Pig y, para ello, utilizó el argumento de las sanciones políticas y económicas impuestas por Occidente en el contexto de la invasión rusa a Ucrania.

Este no es un caso aislado puesto que en las últimas semanas hemos podido comprobar cómo se han solicitado ante la Oficina de marcas de Rusia (Rospatent), el registro de marcas como COCA-COLA, MERCEDES, NIKE, BMW, ADIDAS, AUDI, IKEA o STARBUCKS. Está por ver todavía cuál será la manera de proceder de la Rospatent en relación con los posibles procedimientos de oposición que presentarían los titulares legítimos contra estas solicitudes.

Parece por lo tanto que la guerra de Rusia a los derechos de propiedad industrial e intelectual del mundo occidental todavía no ha terminado.

5/5 - (8 votos)

H&A CUMPLE 40 AÑOS

Defendiendo el valor de lo intangible, aquello que nos hace únicos.

Contenidos relacionados

Más en propiedad industrial e intelectual

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del tratamiento: HERRERO & ASOCIADOS, S.L.

Finalidad del tratamiento: Publicar su comentario sobre la noticia indicada.

Derechos de los interesados: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y limitación del tratamiento, mediante un escrito, acompañado de copia de documento que le identifique dirigiéndose al correo dpo@herrero.es.

Para más información visita nuestra Política de Privacidad.

*Los campos marcados con el asterisco son obligatorios. En caso de no cumplimentarlos no podremos contestar tu consulta.

No hay comentarios