Exención de las patentes de COVID. ¿Está alguien contento con lo acordado?

En la actualidad, la exención de las patentes de COVID-19 sigue generando opiniones diversas… y polémica. Hoy, analizamos esta cuestión y nos preguntamos si esta medida realmente satisface a alguien.

Tanto las organizaciones benéficas como los fabricantes farmacéuticos han sido críticos con el acuerdo de exención de las patentes de COVID-19. Pero, ¿ha jugado el sistema de derechos de propiedad intelectual un “papel positivo” en la generación de vacunas del COVID-19?

¿Por qué se planteó esta extinción?

El acceso global a las vacunas contra el COVID-19 ha sido desigual. En los países europeos la media de las personas vacunadas es de alrededor del 75%, mientras que en los países de África la media de vacunados está en torno al 15%.

En octubre de 2020, Sudáfrica e India propusieron en la Organización Mundial del Comercio (OMC) que los derechos de propiedad intelectual sobre las vacunas COVID-19 y los medicamentos y tratamientos relacionados se suspendieran durante al menos tres años, argumentando que esto permitiría que se fabricaran más vacunas y se aumentara el suministro global.

En la OMC, la propuesta fue rechazada por el Reino Unido y la Unión Europea, entre otros países, defendiendo que el sistema de derechos de propiedad intelectual ha jugado un “papel positivo” en la generación de vacunas del covid-19.

Exención de las patentes. Puntos claves

En junio de 2022, la OMC anunció un acuerdo de exención que obtuvo el consenso de sus miembros, incluidos el Reino Unido y la UE.

Los puntos claves de la exención son la duración y su cobertura:

  • Durante cinco años, los países en desarrollo podrán autorizar el uso de los productos patentados para la fabricación de vacunas COVID-19 sin el consentimiento del titular de los derechos.
  • El segundo punto clave es que esta exención no cubre las patentes relacionada con el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad.

¿Está alguien contento con este acuerdo?

A pesar del tiempo y el esfuerzo que se realizó para llegar al acuerdo de exención, tanto las organizaciones benéficas como los fabricantes farmacéuticos han criticado el mismo.

Por su parte, entidades como Oxfam y Médicos Sin Fronteras (MSF), por ejemplo, han expresado su decepción por el texto acordado, ya que, como indicábamos previamente, queda fuera de la exención todo lo relacionado con el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad.

Por otro lado, La Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas argumenta que es un paso atrás y que socava la capacidad de la industria para abordar futuras pandemias. Añaden que existen otros obstáculos más allá de las patentes que impiden a determinados países a acceder a las vacunas: las infraestructuras de los países y las barreras comerciales son, a su juicio, razones más importantes por las que las vacunas no se han administrado equitativamente en todo el mundo.

Argumentos de los países que apoyan la exención

Algunos de los argumentos que defendieron los países defensores de la exención fueron:

  • Los derechos de propiedad intelectual restringen el número de fabricantes.
  • La fabricación de las principales vacunas contra el COVID-19, se concentra en las economías de mayores ingresos de Europa y América del Norte, aunque hay que decir que Oxford-AstraZeneca también produce dosis en Asia y América del Sur, y Johnson & Johnson en India y Sudáfrica.
  • África continúa importando aproximadamente el 99 % de sus vacunas, a pesar de representar el 25 % de la población mundial.
  • Las vacunas recibieron una gran cantidad de fondos públicos.
  • La posibilidad de la licencia voluntaria en la realidad ha sido prácticamente inexistente.

Argumentos de los países que estuvieron inicialmente en contra de la exención

Por el contrario, los países que inicialmente no estaban a favor de la exención argumentaron:

  • No hay evidencia de que renunciar a los derechos de propiedad intelectual ayudaría a abordar la distribución desigual de vacunas y, en cambio, socavaría el marco que ha incentivado el desarrollo de nuevos productos para combatir el COVID-19.
  • Según la declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en octubre de 2021, la fabricación global ha sido suficiente ya que hay «suficiente suministro para lograr nuestros objetivos», argumentando que el enfoque ahora debe ser la mejor manera de entregar y administrar las vacunas de manera justa.
  • La UE también ha enfatizado su papel como exportador de vacunas: en noviembre de 2021 dijo que ha exportado la mitad de su producción, 1.300 millones de dosis.
  • Las normas de la OMC permiten la concesión de licencias de emergencia. En 2001, la OMC acordó la Declaración de Doha, por la cual se permite a los estados miembros introducir licencias obligatorias cuando hay una emergencia sanitaria.
  • Existen 370 licencias voluntarias y acuerdos de transferencia vigentes. Moderna, por ejemplo, se ha comprometido a nunca hacer valer sus patentes contra países en desarrollo. Esto ha permitido a Afrigen Biologics and Vaccines de Sudáfrica replicar la vacuna de Moderna mediante el uso de información disponible públicamente.
  • Sin necesidad de la exención, hay otras maneras de acceder a las vacunas protegidas bajo patente, como donaciones de vacunas por parte de las economías más ricas. El G7, que incluye al Reino Unido, EE. UU., Francia, Alemania, Italia, Japón, Canadá y la UE, se comprometió a donar mil millones de vacunas en 2022. Covax, la iniciativa mundial de intercambio de vacunas dirigida por la OMS y otros, ha estado enviando vacunas gratuitas a los estados de bajos ingresos desde febrero de 2021.

Nuestra conclusión

Una exención de patente es solo una herramienta para abordar las desigualdades en la administración de vacunas y no parece que sólo con ello mejore el acceso a las vacunas en países en desarrollo.

5/5 - (3 votos)

H&A CUMPLE 40 AÑOS

Defendiendo el valor de lo intangible, aquello que nos hace únicos.

Contenidos relacionados

Más en propiedad industrial e intelectual

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable del tratamiento: HERRERO & ASOCIADOS, S.L.

Finalidad del tratamiento: Publicar su comentario sobre la noticia indicada.

Derechos de los interesados: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y limitación del tratamiento, mediante un escrito, acompañado de copia de documento que le identifique dirigiéndose al correo dpo@herrero.es.

Para más información visita nuestra Política de Privacidad.

*Los campos marcados con el asterisco son obligatorios. En caso de no cumplimentarlos no podremos contestar tu consulta.

No hay comentarios