Menos hablar y más innovar: a mayor inversión en intangibles, mayor productividad

1 septiembre 2021

La pandemia ha evidenciado que aquellas compañías que aumentan la inversión en intangibles también incrementan su productividad y crecimiento económico.

1 septiembre 2021

La pandemia del coronavirus ha provocado la implantación y desarrollo del teletrabajo y la detonación del comercio por Internet. Estos fenómenos han provocado un extraordinario salto cualitativo de inversión en capital intangible. Se han hecho imprescindibles modelos de protección del conocimiento y de los procesos internos de la empresa que generan valor añadido dado que, en este nuevo entorno, sufrir un ataque es mucho más fácil que en el físico, y se han multiplicado las vías de acceso a los secretos de las compañías. Al mismo tiempo, muchas empresas han comprendido que es imprescindible, no tanto digitalizar lo que tienen, cuanto crear nuevas formas de conocimiento y nuevos modelos de gestión administrativa, productiva y de ventas para obtener beneficios de una manera más ordenada y con mejores resultados.

Diferentes estudios revelan que, durante el último año, las organizaciones que han venido invirtiendo en los diferentes tipos de intangibles pudieron no solo mantener niveles de crecimiento de años anteriores a la crisis, sino que, en muchas ocasiones, superarlos. Esto ha provocado que este tipo de activos hayan mostrado su fuerza y su capacidad de influir en el crecimiento de la empresa en la realidad postcoronavirus. Extendiéndolo a nivel macro, se aprecia que las economías que experimentan un aumento de la inversión en intangibles también registran un crecimiento de la productividad y, por lo tanto, del crecimiento económico a largo plazo.

Un modelo basado en el aumento de competitividad que repose en el simple control del gasto o la inversión tiende a quedar obsoleto, porque siempre habrá quien lleve a cabo una tarea de forma más económica. Sin embargo, potenciar la creatividad interna y basar el crecimiento en la eficiencia de procesos empresariales, supone una herramienta que está únicamente al alcance de quienes inviertan no sólo en la digitalización de lo que actualmente tienen, sino, y con más efecto, en la creación de plataforma internas que permitan una expansión del conocimiento a toda la empresa, con el estímulo que supone para nuevas formas de mejorar ese conocimiento.

Es indiscutible afirmar que estamos viviendo una transición de lo tangible en favor de los diferentes tipos de capital intangible; capital de innovación, capital digital y analítico, capital humano, capital de marca. Lo cual encaja en los nuevos modelos empresariales donde la palabra de moda “resiliencia”, la filosofía de ensayo / error, parece esencial. Sin embargo, en España, el desarrollo de esta nueva concepción de lo intangible ha seguido caminos diferentes.

Poniendo la mira en el capital de marca, parece que las empresas han entendido la necesidad de dotarse de signos distintivos fuertes y protegidos. En nuestro país se observa un aumento significativo de solicitudes de registro de marca. Así se desprende del análisis de los 6 primeros meses del año de la OEPM, que recoge que en la primera mitad del 2021 se han superado las cifras del mismo periodo del año anterior en más de un 16%, alcanzando casi las 30.000 solicitudes de registro de marcas. Esta diferencia, respecto el año anterior, se incrementa alcanzando hasta un 24% si atendemos a solicitudes de marca de la Unión Europea, según datos aportados por la EUIPO. Cabe matizar que los signos distintivos no suponen el total de la inversión en capital de marca, donde podríamos englobar otros factores como el marketing, o la experiencia del consumidor basada en análisis de datos.

En el campo de la innovación, aunque tampoco suponen el único factor, las solicitudes de patentes son consideradas como un preciso termómetro. En este caso, la tendencia es opuesta. Los datos del primer semestre de 2021 muestran un descenso de la actividad innovadora de más de un 12% respecto el año anterior, lo cual no va en sintonía con los nuevos modelos descritos. Cabría pensar que han intervenido en este descenso dos factores. De un lado, el 2020 supuso un incremento de solicitudes relacionadas con el COVID-19 lo que responde a una situación determinada y no a una tendencia. De otro, que las medidas profilácticas para impedir la expansión de la pandemia han vaciado muchos laboratorios y centros de investigación lo que da como resultado menos invenciones patentables. No puede concluirse, por tanto, que el menor número de solicitudes refleje un descenso generalizado de la actividad innovadora en España. En cualquier caso, la contradicción entre los nuevos modelos y el descenso en el número de solicitudes de patentes en nuestro país es un dato sobre el que reflexionar. Sobre todo, cuando nuestro país no se encuentra a la cabeza en número de patentes presentadas. Es más, en 2019 éramos el vigésimo cuarto país (y en el cómputo se incluían patentes presentadas por nacionales de otros países en España) según datos de la OMPI. Convendría que las autoridades estudiaran el motivo de esta circunstancia, ya que no parece deducirse de nuestros datos económicos que esa posición se corresponda con la realidad de la innovación en España.

Vivimos una transición a un entorno más dinámico, globalizado, digitalizado, donde una mayor productividad jugará un papel clave para afrontar los nuevos desafíos ya sea a nivel macro como micro. La mencionada productividad está íntimamente ligada, no a la digitalización (necesaria también) de los modelos productivos, sino a un cambio de mentalidad hacia el capital intangible, su creación, cuantificación, desarrollo y su protección.

Va siendo hora de que nos hagamos a la idea de que la inversión en activos intangibles supone un factor determinante para un crecimiento sostenible, resiliente y prolongado en el tiempo, y una presencia en el mercado global en el que lo intangible se ha convertido en el valor en alza.

WEBINAR SOBRE EL BREXIT

Un vídeo para resolver tus dudas sobre el Brexit y las marcas y diseños.

Alejandro Rincón

Abogado. Departamento Derecho Digital.

Contenidos relacionados

Más en propiedad industrial e intelectual

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del tratamiento: HERRERO & ASOCIADOS, S.L.

Finalidad del tratamiento: Publicar su comentario sobre la noticia indicada.

Derechos de los interesados: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y limitación del tratamiento, mediante un escrito, acompañado de copia de documento que le identifique dirigiéndose al correo dpo@herrero.es.

Para más información visita nuestra Política de Privacidad.

*Los campos marcados con el asterisco son obligatorios. En caso de no cumplimentarlos no podremos contestar tu consulta.

No hay comentarios