Un año desde la Sentencia del Derecho al olvido

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea abrió la puerta a una nueva forma de entender la privacidad afirmando que los buscadores al indexar hacen tratamiento de datos personales y que por tanto tienen que facilitar la cancelación de los mismos.

Se cumple un año desde que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronunciase sobre el derecho de un ciudadano a cancelar sus datos en el buscador Google cuando estos ya habían quedado desactualizados, eran irrelevantes y sobre todo, le estaban causando perjuicio.

Sin detenernos en los detalles del caso la Sentencia tuvo un efecto fundamental: el cambio en la política de cancelación de datos por parte de los buscadores, lo que significa que:

  • El buscador hace tratamiento de datos lo cual hasta entonces se ponía en tela de juicio.
  • Al hacer tratamiento de datos, tiene responsabilidad sobre los resultados en el sentido de que la información no sólo depende del medio en el que en su día se publicara sino también del buscador
  • El buscador tiene la obligación de cancelar los datos a petición del usuario
  • Aunque el buscador no sea una empresa localizada en territorio europeo, al dirigirse a ciudadanos de este espacio, se le aplica la legislación comunitaria.
  • Se han habilitado mecanismos que hacen posible dicha cancelación de datos.

Este ha sido un avance realmente importante en la protección de la privacidad de los ciudadanos europeos: no todo vale y uno no se tiene que ver condenado para siempre a ver información sobre sí aun cuando esta está obsoleta.

Sin embargo, cada caso es diferente pues existe el riesgo de conculcar un derecho fundamental en democracia que es el de la libertad de expresión e información.

¿Cuándo existe colisión de derechos? Sobre todo cuando se trata de información aparecida con ocasión de una noticia de actualidad, publicada en un boletín oficial o cuando se trata de personas con ciertos cargos representativos. En estos casos, deberá ponderarse muy bien si prevalece uno u otro derecho pues con base a una malentendida defensa de la privacidad podemos perder uno de los derechos que más garantías merece en las sociedades actuales: el de información y libertad de expresión.

Probablemente con el tiempo se vaya matizando este derecho y sobre todo podamos tener la garantía que el derecho a olvidar existe y podemos protegerlo.

Conoce nuestros servicios en
Protección de Datos y Derecho Digital

H&A

H&A

Contenidos relacionados

Más en derecho de las TIC

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del tratamiento: HERRERO & ASOCIADOS, S.L.

Finalidad del tratamiento: Publicar su comentario sobre la noticia indicada.

Derechos de los interesados: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y limitación del tratamiento, mediante un escrito, acompañado de copia de documento que le identifique dirigiéndose al correo dpo@herrero.es.

Para más información visita nuestra Política de Privacidad.

*Los campos marcados con el asterisco son obligatorios. En caso de no cumplimentarlos no podremos contestar tu consulta.

No hay comentarios